golob  Hoy es Domingo 24 de Septiembre del 2017

ENTREVISTA DE CLARÍN RURAL A MARCELO GOLOB SOCIO GERENTE DE LA EMPRESA

b_500_350_16777215_00_images_2014_136.jpg

En Charata, la empresa familiar Golob Semillas fue de atrás hacia adelante: pasó de ser proveedora de insumos y semillas a ser productora de soja, maíz, girasol y trigo. Ahora, planean crear valor en orígen. El noreste del país (NEA) ha sido una de las regiones que más ha crecido en los últimos años tanto en área como en productividad. Dejó de ser una región marginal para convertirse en una zona con potencial agrícola. Una de las claves para este crecimiento que se viene dando es la posibilidad de incorporar nuevas tierras dedicadas a la agricultura. La principal limitante es el agua (llueven 700 milímetros por año en promedio) por lo que el secreto para los productores suscita en un mayor uso de tecnología e intensificación (cuando el clima lo permite), rotación de los cultivos y la planificación de cada campaña en lo que refiere a la compra de insumos y la posterior comercialización de los granos. Golob en el acopio que tiene la empresa en Charata (Chaco). Buscan certificar normas ISO. Y estas características le caben perfectamente a Golob Semillas, una empresa familiar situada en el sudoeste chaqueño, con base en Charata, que se dedica a la producción de granos y posee a su vez un acopio para sus propios granos y además, en menor medida, almacena granos de terceros y comercializa insumos (fitosanitarios y fertilizantes). “Buscamos llegar en algún momento a la excelencia productiva. Sembrar el mejor híbrido, en la mejor condición, darle los nutrientes y la protección necesaria y agregarle valor en nuestra zona”, sintetizó Marcelo Golob, socio gerente de la empresa a Clarín Rural.

La empresa fue fundada en 1986. Nació como proveedora de semillas pero fue creciendo y sumaron la comercialización de fitosanitarios y fertilizantes. Más tarde, en 2006, la compañía decidió dejar la venta de semillas y se metió de lleno a la producción de granos. Entre propias (80%) y arrendadas (20%), la empresa siembra 10.000 hectáreas por campaña. Este año en particular implantarán un 40% de girasol, 40% de soja y un 20% de maíz. Asimismo, sumarán unas 600 hectáreas de trigo. “Vamos a darle mayor importancia al girasol y trigo porque los perfiles de los suelos están cargados”, destacó Marcelo. “El cereal que se produce en la zona es de buen contenido de gluten para comercializarlo en los molinos con un plus en el precio”, agregó. Este año sembraron 600 hectáreas con trigo por la cantidad de agua en el perfil del suelo. La rotación de cultivos que realiza la empresa es girasol/soja, girasol/maíz y trigo/soja. Por ejemplo, una secuencia que plantearon en la última campaña fue sembrar girasol en agosto de 2016, luego introdujeron soja que fue recolectada en abril de este año y ahora, el lote va a trigo. “La intensificación de los cultivos es clave en esta zona. Nos permite hacer dos cultivos en el transcurso de 10 meses. Sino, hay un período muy extenso de barbecho por lo que ese campo queda descubierto y en consecuencia, nacen malezas y utilizan el agua disponible”, describió Marcelo. Haciendo referencia a esta última problemática , destacó que en esta zona hay serios problemas con las malezas problema, puntualmente borreria, gomphrena, digitaria insularis y sorgo de Alepo. Y para contrarrestar este flagelo, utiliza la aplicación selectiva con las herramientas que existen en el mercado (Weed it y weed seeker). “La empresa terceriza la siembra y la cosecha de los cultivos. Pero realiza las labores de pulverización. Y para esto contamos con tecnología de precisión”, detalló añadiendo que en esta zona aumentó exponencialmente esta tecnología. Por otro lado, para mantener la fertilidad de los suelos, sobre todo en los que tienen más años dedicados a la agricultura, realiza cada dos años un análisis de suelo para determinar la cantidad de materia orgánica y de nitrato que hay disponible en el suelo porque, para Marcelo, una de las claves de la intensificación es devolver los nutrientes que se llevan los cultivos. “En esta época cobra mayor importancia esta tarea por las abundantes precipitaciones que se han dado”, resaltó el empresario agropecuario. Los dos maíces de la izquierda, los más grandes, se sembraron en suelos nuevos. Con este paquete tecnológíco, los rindes que obtiene la empresa están por encima de la media de la zona. En girasol, obtienen 2.300 kilos por hectáreas con un porcentaje alto de bonificación por materia grasa. En soja, cosechan 3.000 kilos (este año cosecharon 3.800 kilos por las abundantes lluvias), en maíz, trillan entre 7.000 a 8.000 kilos y en trigo, de 1.800 a 2.200 kilos. En total, producen entre 38.000 a 40.000 toneladas y el objetivo es a 2020 incrementar la cosecha a 65.000 toneladas. “El crecimiento será principalmente por al auge de la producción por hectárea y no tanto por la extensión en superficie”, proyectó. Otra de las claves la empresa es el acopio. A la producción de maíz y girasol la comercializan para la exportación en el momento que ellos ven que es el adecuado. Y en el caso de la soja y trigo, gran parte va para exportación y una mínima parte, previo pago de regalía extendida y canon, guardan la semilla para uso propio. “Somos defensores de los que invierten en tecnología. No es una obligación, sino una opción y la hemos adoptado. Mejoramos los rindes y nuestra eficiencia productiva y consideramos que es el camino. Como se compran cosechadoras, celulares o camionetas, entendemos que el productor debe ser educado y al mismo tiempo, valorar lo que le ofrecen a través de la tecnología. Hay que ser responsable con el uso de las semillas”, explicó Marcelo. La firma utiliza las híbridos de punta del mercado.En soja ya el 75% del área siembran la variedad Intacta con su respectivo refugio para cuidar la tecnología. En soja, en el 75% de la superficie ya implantan la variedad Intacta, con su respectivo refugio, para cuidar la tecnología. Por último, Marcelo adelantó los proyectos a corto plazo. La idea de la empresa y de sus socios es dar valor en origen a los productos obtenidos de la producción agropecuaria, para generar más puestos de trabajo en la sociedad chaqueña y así dejar de ser simples proveedores de tierra del sector exportador para alcanzar de la excelencia productiva de la que habló Marcelo al principio. “Pero es muy difícil sino hay infraestructura necesaria: como luz, gas y cloacas”, reflexionó. En este sentido, aseguró que el 30% del costo de producción equivale al flete a Rosario. De una soja de $3.900 por tonelada, el costo del flete es de $850 o $900 según la distancia. “Para que una tonelada de soja vaya a Santa Fe, hay que pagar 40% de ingresos brutos más el 10% de un adicional, y luego, hay que sumar el convenio de corresponsabilidad gremial, que son $50. Hay muchos impuestos, no solo el flete”, sostuvo. Los rindes de indiferencia para la empresa en girasol es de 1.300 kilos por hectárea, en trigo es de 1.620 kilos, en maíz resulta 4.000 kilos y en soja, 1.800 kilos. Según narró, en el centro- oeste de Chaco se encuentran todas las empresas agroexportadoras con la figura de acopio. “Esto habla del fuerte que es la provincia pero necesitamos que el gobierno interfiera para que exijan para que den valor en origen y no que lo lleven como grano al puerto”, sostuvo. Con tecnología e intensificación, la empresa Golob Semillas busca seguir creciendo en producción de granos y buscando darle valor agregado, una materia pendiente aún. La región de NEA, y sobre todo la provincia de Chaco, fue una de las que más se ha expandido en la producción agropecuaria en los últimos años. Y esto fue debido a la utilización de nuevos suelos que estaban ocupados por montes. Pero esta expansión no fue al “tuntum”, sino que la provincia sancionó la Ley de Ordenamiento Territorial y Uso de Suelo. La provincia chaqueña está dividida en tres zonas puntuales: roja, amarilla y verde. Y solo se puede hacer modificar el uso de los suelo en las zonas verdes y en un porcentaje. En este sentido, primero se debe hacer un estudio de impacto ambiental con un profesional, pagar los aranceles a la Direccion General de Bosques y ellos determinan cuál es el área para habilitar. El costo para habilitar una hectárea de monte es de U$S 1200 a U$S1.500.

  • 1
  • 2
Prev Next

IMPORTANTES LOGROS EN RENDIMIENTOS

31-10-2015 Hits:1488

IMPORTANTES LOGROS EN RENDIMIENTOS

La empresa GOLOB Semillas, ha finalizado su cosecha de trigo campaña 15/16 con importantes logros en lo que hace a rendimientos. Se ha promediado los 2.400 kilos por/ha. Las calidades fueron variabl...

PREVÉN QUE LA COSECHA DE SOJA SERÁ RÉCORD ESTE AÑO

06-02-2015 Hits:1956

PREVÉN QUE LA COSECHA DE SOJA SERÁ RÉCORD ESTE AÑO

Los productores agrícolas concluyeron la siembra de la soja de la campaña 2014/15 y ahora cruzan los dedos a la espera de una cosecha récord, que algunas estimaciones ya ubican en 57 millones de ton...

A FAVOR DE LA BIOTECNOLOGÍA DEFENDIENDO LA SEMILLA

16-01-2015 Hits:1861

A FAVOR DE LA BIOTECNOLOGÍA DEFENDIENDO LA SEMILLA

En las últimas horas el ingeniero Marcelo Fernando Golob (Golob Semillas SRL), hizo una simple y precisa reflexión que compartimos con aquellos seguidores de la pagina y fundamentalmente relacionada...

MAÑANA IMPORTANTE REUNIÓN: SOJA INTACTA

10-11-2014 Hits:1851

MAÑANA IMPORTANTE REUNIÓN: SOJA INTACTA

Una invitación para no desaprovechar. Acontecerá mañana en nuestra planta central de GOLOB SEMILLAS. Los invitamos a participar de la capacitación sobre las actividades a realizar por los acopios an...